solar-panels-in-dim-light-picture-id1049388950_1.jpg

Sistema Solar Híbrido

La característica principal de un sistema híbrido es el uso de dos o más fuentes de alimentación distintas, Además de la energía solar, en los sistemas híbridos fotovoltaicos se utiliza generalmente un generador diésel, un aerogenerador o la red pública como fuente de alimentación. Los inversores con cargadores de batería integrados, que se emplean en los sistemas híbridos, alimentan los consumidores de corriente alterna conectados, o a partir del banco de baterías, que usa energía solar, o a partir de la segunda fuente de alimentación. Mediante este aparato también se puede recargar la batería a partir de la fuente de alimentación adicional.

sistema_hibrido_edited.jpg

Los sistemas híbridos fotovoltaicos presentan la ventaja de que no se necesita sobredimensionar notablemente el generador solar para los períodos de baja irradiación. Esto supone un ahorro de gastos considerable. En el sistema siempre se usa prioritariamente la energía producida por los paneles. Al combinarlo con una segunda fuente controlable se obtiene un suministro de energía fiable y disponible las 24 horas del día durante los 365 días del año.

Estas soluciones están pensadas para aquellas situaciones en la que la eliminación total de grupos electrógenos no es viable. Los sistemas de energía híbrida generan energía a través de fuentes renovables, tales como el sol o el viento. Con la instalación de paneles solares fotovoltaicos y aerogeneradores, se consigue un aporte de energía durante las horas de sol o de máximo viento para un funcionamiento continuado del suministro eléctrico.

Estos sistemas cuentan con baterías para localizaciones aisladas y con grupo electrógeno de back up, que se enciende en caso de que la energía obtenida no sea suficiente.

Las soluciones de energía híbrida permiten minimizar las emisiones de CO2.  Esto se debe a que el grupo electrógeno se convierte en una fuente de energía de refuerzo, funcionando cuando sea necesario en lugar de hacerlo las 24 horas que se utiliza habitualmente.

De este modo, el consumo energético se reduce ya que el la energía se obtiene de fuentes renovables e ilimitadas. Estar conectado a la red eléctrica no es indispensable y por lo tanto, se disminuye el consumo.

Los principales componentes de un sistema solar híbrido son: Los módulos solares fotovoltaicos, Las baterías o Acumuladores y el Inversor hibrido.

580b57fcd9996e24bc43c543.png